banner-image

Home

“Érase una vez en una gran plazoleta ya destruida y abandonada, rodeada de aquellos pocos arbustos y su vieja estatua ubicada dentro de una vacía gigantesca fuente. Un día en aquella soleada y bonita mañana entro un camión y comenzó a destruir todo lo que había a su paso, excepto la despintada y antigua estatua. La estatua se sorprendió grandemente de aquel suceso. Al verlo parado frente a ella sin la intención de destruirla le grito “acaba ya conmigo y destrúyeme. Me la paso aquí sola, nadie viene a verme y soy inservible.” El camión sin sorprenderse le sonrió y le respondió “a ti jamás, nadie te destruye. Haz pasado tormentas, huracanes, terremotos e incluso pandemias y sigues ahí con esa fortaleza que te corresponde. Tu eres única e irrepetible”. Una vez culminó su discurso se dió la vuelta y se fué. La estatua quedó en asombro y reflexionó “es cierto, nadie me había dicho nunca lo grandiosa que soy y peor aún yo nunca había pensado en lo maravillosa que soy. Todo lo que he superado solo con estar aquí de pie. Hoy agradezco y entiendo que tengo un gran valor porque soy única e irrepetible.” Desde ese día todo cambio para aquella vieja y abandonada estatua.”

La vida me ha mostrado que en ocasiones puedo ser la estatua y en otras el camión. A veces puedo no ver las grandes capacidades, oportunidades y bendiciones que poseo en mi vida. Sin embargo, a veces soy quien motiva a otros a darse cuenta de su grandeza interior.

Tu psicomotivadora pretende ser el camión en tu vida. Ese impulso para que identifiques y puedas reinventar muchos pensamientos, discursos hábitos y relaciones que te limitan en tu vida y estorban tu progreso al momento de ir por tus sueños. Pretendo ser esa pieza de apoyo para acompañarte en tu aventura a descubrir lo único e irrepetible que eres.